jueves, 24 de mayo de 2012

DIFERENCIA ENTRE COMPUTADOR Y EL SER HUMANO

FECHA: viernes 18/05/12

COLEGIO PARTICULAR ´´ADELANTE´´
``CIENCIA, VIRTUD Y ESTUDIO´´

NOMBRE DE LA ALUMNA:
MARIA ISABEL LUNA ARCE

CORREOS: luceisa11@gmail.com e isamari_pink_love@hotmail.com


NOMBRE DE LA PROFESOR:
ISAMAEL PONCE CONTRERAS

CORREO DEL PROFESOR: master.canoa@gmail.com


NOMBRE DEL TRABAJO A ENTREGAR: DIFERENCIA ENTRE COMPUTADOR Y EL SER HUMANO

NOMBRE DE LA MATERIA:
COMPUTACION

GRADO: 3        GRUPO:”A”

CICLO ESCOLAR: 2010-2011



INTRODUCCION:

EN EL SIGUIENTE TRABAJO DISCUTIRE UN TEMA DE GRAN INTERES, COMO ES "DIFERENCIA ENTRE COMPUTADOR Y EL SER HUMANO",
UN TEMA DEL CUAL SE DESGLOZAN MUCHAS PERO MUCHISIMAS IDEAS.
EN ESTE TEMA PODREMOS VER EN QUE SON DIFERENTES LAS COMPUTADORAS (CREACIONES) ENTRE LOS SERES HUMANOS (CREADORES).


DESARROLLO:

En la actualidad todo gira alrededor de un ordenador, es más ya nos comunicamos con ello en un banco, en los locales de comida,  hoy en día existen televisores, lavadores, refrigeradoras que nos facilitan el ingreso al facinate mundo  del internet es por esto que es necesario se creen leyes que regulen lo que se publica en internet ya que el cyberespacio es una herramienta buena si se la sabe utilizar pero también puede causar mucho daño por la cantidad de información no apta para todo tipo de público que se puede encontrar.
Como bien sabemos el ser humano en algunos trabajos ya ha sido remplazado por maquinas que operan atreaves de computadoras.
Las prinicpales diferencias entre la computadora y el ser humano son:

-Memorizacion
-Razonamiento
-Toma de deciciones
-Lenguajes
-INTELIGENCIA


RESUMEN:

A diferencia del cerebro humano, las computadoras separan las funciones de memoria de aquellas de cálculo computacional y utilizan el software o programas para unirlas dato por dato. El cuello de botella causado por un procesador usando datos uno a uno está saturando el cómputo tradicional. Por otro lado, el cerebro recibe y procesa corrientes de información que provienen de los sentidos, unificando la memoria y la unidad de procesamiento.

Generalmente, las computadoras dependen de una unidad central de procesamiento (CPU) para efectuar cada tarea de proceso, realizando un paso cada vez y solo uno. Los procesadores en "paralelo" (también llamados concurrentes) refuerzan el poder de procesamiento, trabajando con varias unidades centrales simultáneamente para aminorar el cuello de botella, pero este tipo de procesamiento en "paralelo" no ha sido muy aceptado debido al problema de comunicación entre dichas unidades de procesamiento. Las máquinas trabajan muy bien utilizando cada procesador para una tarea diferente; esto es, que en realidad sí se ha resuelto el problema para particionar problemas científicos. Pero no se han establecido principios que nos digan cómo automatizar las arduas tareas manuales de particionar cualquier problema de la vida real, así que la manera de trabajar es dividir las tareas para asignar cada una a cada procesador, utilizando así muchos procesadores.

Tratando de simular las funciones del cerebro humano, la inteligencia artificial (IA), ha probado el éxito en cuestiones no críticas. Los sistemas expertos, por ejemplo, son programas de computadoras que encapsulan información de un dominio especializado. Desgraciadamente, los sistemas expertos requieren ingenieros del conocimiento suficientemente listos para especificar una respuesta a cada posible circunstancia a la que el sistema pueda enfrentarse. En un ambiente cerrado, donde existen respuestas bien definidas para cada pregunta, si es posible. En el mundo real, se necesitaría un programador excepcional para que anticipe cualquier combinación de circunstancias a las que el sistema pueda enfrentar.

Un sistema experto, cuando es sacado de su estrecho y bien definido campo de acción o dominio para el que fue diseñado, invariablemente falla. Algunos investigadores opinan que incrementando el poder de cómputo se puede incrementar el alcance de los sistemas de IA. Sin embargo, los sistemas de IA actualmente realizan miles y hasta millones de construcciones psicológicas de alto nivel para poder llegar o acercarse a una conclusión humana de carácter simple.

Juntas, las ciencias computacionales y la IA han llegado a los límites de los principios en los cuales se basan. Si las computadoras superan el cuello de botella que limita su crecimiento, los ingenieros deben adoptar nuevos principios que puedan absorber varias operaciones al mismo tiempo.

Similarmente, la IA ha tenido éxito en algunos dominios no restringidos y si el procesamiento en paralelo se hace posible a gran escala, lo suficiente para tratar problemas de la vida real, el camino será el de encontrar una conexión simple y eficiente entre procesadores. Estas respuestas no convencen a las personas de ciencias computacionales ni a las de IA, esto es materia de los expertos en ciencias neuronales; de aquí la importancia que ha tenido el área de las redes neuronales artificiales.

 


CONCLUSION:

Vean este video: http://www.youtube.com/watch?v=LDC19JSljZQ


Para entender mejorla conclusion de este tema leamos detenidamente lo siguiente:


La diferencia entre un cerebro y un computador puede expresarse en una sola palabra: complejidad.
El cerebro de los grandes mamíferos es, para su tamaño, la cosa más complicada que conocemos. El cerebro humano pesa unos 1.350 gramos, pero en ese kilo y medio corto hay diez mil millones de neuronas y cientos de miles de millones de otras células menores. Estos miles y miles de millones de células están conectadas entre sí en una red enormemente compleja que sólo ahora estamos empezando a desenmarañar.
Ni siquiera el computador más complicado construido hasta ahora por el hombre puede compararse en complejidad con el cerebro. Las conexiones y componentes de los computadores ascienden a miles, no a miles de millones. Es más, los conmutadores de un computador son sólo dispositivos on-off, mientras que las células cerebrales poseen ya de por sí una estructura interna enormemente compleja.
¿Pueden pensar los computadores? Depende de lo que entendamos por "pensar". Si resolver un problema matemático es "pensar", entonces los computadores "piensan", y además mucho más deprisa que el hombre. Claro está que la mayoría de los problemas matemáticos se pueden resolver de manera bastante mecánica, repitiendo una y otra vez ciertos procesos elementales. Y eso lo pueden hacer incluso los computadores más sencillos que existen hoy día.
A menudo se ha dicho que los computadores sólo resuelven problemas porque están "programados" para resolverlos. Que sólo pueden hacer lo que el hombre quiere que hagan. Pero hay que recordar que los seres humanos tampoco pueden hacer otra cosa que aquello para lo que están "programados". Nuestros genes nos "programan" en el momento en que se forma el huevo fertilizado, quedando limitadas nuestras potencialidades por ese "programa".
Ahora bien, nuestro programa es de una complejidad tan superior, que quizá prefiramos definir la palabra "pensar" en función de la creatividad que hace falta para escribir una gran comedia o componer una gran sinfonía, concebir una brillante teoría científica o un juicio ético profundo. En ese sentido, los computadores no pensar, ni tampoco la mayoría de los mortales.
Está claro, sin embargo, que un computador al que se le dotase de suficiente complejidad podría ser tan creativo como el hombre. Si se consiguiera que fuese igual de complejo que el cerebro humano, podría ser el equivalente de éste y hacer exactamente lo mismo.
Suponer lo contrario sería suponer que el cerebro humano es algo más que la materia que lo compone. El cerebro está compuesto de células en un cierto orden, y las células están constituidas por átomos y moléculas en una determinada disposición. Si hay algo más, jamás se han detectado signos de su presencia. Duplicar la complejidad material del cerebro es, por consiguiente, duplicar todo cuanto hay en él.
¿Pero hasta cuándo habrá que esperar para construir un computador suficientemente complejo como para reproducir el cerebro humano? Quizá no tanto como algunos piensan. Puede que, mucho antes de llegar a un computador igual de complejo que el cerebro, consigamos construir otro lo bastante complejo como para que diseñe un segundo más complejo que él. Este segundo computador podría diseñar otro aún más complejo, y así sucesivamente.
Dicho con otras palabras, una vez superado cierto punto los computadores toman las riendas en sus manos y se produce una "explosión de complejidad". Al cabo de muy poco podrían existir computadores que no sólo igualasen al cerebro humano, sino que lo superaran. Y luego ¿qué? El caso es que la humanidad no está distinguiéndose demasiado en la administración de los asuntos terrestres. Puede que llegue el día en que tengamos que hacernos humildemente a un lado y dejar las cosas en manos de quien las sepa llevar mejor. Y si no nos hacemos a un lado, es posible que llegue el Supercomputador y nos aparte por las malas.

REFERENCIAS:

 

http://ambar5.tripod.com/para_opinar/modelo.html

http://supermanublog.blogspot.mx/2010/02/cual-es-la-diferencia-entre-un-cerebro.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada